Por qué deberías considerar una estrategia omnicanal en tu negocio

Última actualización: 21/06/2020

Te contamos de qué se trata la omnicanalidad y cómo aplicarla en tu negocio para expandir tus ventas y brindar una mejor experiencia de compra, con menos barreras entre los medios online y offline.

El desafío de transformar el consumo en una experiencia única, consistente y distintiva es un objetivo que varias empresas están tratando de alcanzar. Sobre todo, en el contexto actual en donde, en plena pandemia mundial, las ventas se vuelcan necesariamente al mundo online.

La omnicanalidad responde a la necesidad de adaptarse a este contexto y a la cotidianeidad de los clientes: hoy su conexión es permanente con los dispositivos digitales, cargados de inmediatez e información y esto requiere que las empresas sepan cómo acompañarlos y contenerlos a cada instante.

Actualmente, es vital que más allá del canal que el usuario elija para visitar la marca (redes sociales, tienda online, blog, página web, entre otros), en todos ellos, ella le hable y lo contenga de la misma manera: esto refuerza la identidad de marca y posiciona mejor al producto o servicio ofrecido. Por lo tanto, también impulsa el negocio.

Entonces, cuidar de los canales y ofrecerle a los usuarios verdaderas experiencias que van mucho más allá de la venta en sí misma, se vuelve vital para permanecer y crecer en el mercado actual. Tu marca no puede quedarse afuera e inclusive, podrías evaluar esta estrategia para diferenciarte de tus competidores. 

Pero, ¿a qué nos referimos con omnicanalidad?

Se trata del uso simultáneo e interconectado de diferentes canales de comunicación: online y offline: Se retroalimentan entre sí y buscan generar una experiencia totalmente unificada y alineada a los valores de la marca. 

¿Por qué es valiosa? 

Porque la estrategia omnicanal coloca al cliente en el centro, al reconocer que él se informa e interactúa con la marca de diversas maneras y que este recorrido debe garantizarle todo lo que necesita, en el tiempo adecuado para sentir confianza y avanzar en la compra.  

A diferencia de una estrategia multicanal, que se focaliza en diversas vías midiendo resultados de manera independiente, la omnicanalidad se concentra en la integración. Está claro que hoy nada sobrevive desconectado y es importante que los negocios trasladen esta visión a la experiencia de compra que ofrecen. 

3 claves a tener en cuenta en tu estrategia omnicanal

Poné a tus clientes en primer lugar: para alcanzar ese desafío, es primordial que tengas definido el buyer persona de tu negocio. Una vez creado, vas a obtener mucha información, y principalmente, la que más te interesa: sus hábitos de compra. Esto te permitirá entender las demandas de tus clientes y ofrecerles contenido y propuestas valiosas y adecuadas. 

Integrá todos los canales de tu marca: armá tu mapa de canales actuales y personalizalos en base a la información obtenida de tu buyer persona.  Alineá la comunicación, las propuestas y la experiencia general, diluyendo la barrera entre tus medios online y offline. Usá este momento para considerar si querés sumar nuevos canales o abandonar alguno de los que estás usando actualmente y  no te generan buenos resultados.  

Medí los resultados: creá una estrategia de medición integral para accionar futuras mejoras. También, es importante que cruces los datos generados en todos los canales: te ayudará a alimentar tu embudo de ventas, comprender mejor el comportamiento de tus usuarios en cada etapa del funnel y lograr una tasa mayor de conversión.

¡Animate vos también! Implementá tu estrategia onmicanal y creá una experiencia única y consistente para tus clientes.  #RealTips.

Registrate en Real Trends, usá nuestras herramientas de análisis y gestión, como los más de 15.000 vendedores y 1500 Tiendas oficiales  que nos eligen,  y vendé más en Mercado Libre.

Dejá tu comentario